Las legumbres: fundamentales para los sistemas alimentarios sostenibles y un mundo sin hambre

Las legumbres: fundamentales para los sistemas alimentarios sostenibles y un mundo sin hambre

Las mujeres rurales cumplen un rol fundamental en su producción y en la seguridad alimentaria. Según la FAO, sus contribuciones serían aún mayores si tuvieran igualdad de acceso a recursos y servicios imprescindibles.

En 2019, la Asamblea General de la ONU proclamó el 10 de febrero como el Día Mundial de las Legumbres. La FAO destaca que esta celebración es una oportunidad para la sensibilización acerca de los beneficios que aportan: su contribución a los sistemas alimentarios sostenibles y a un mundo sin hambre.

Las legumbres son fundamentales para afrontar los desafíos de la pobreza, la seguridad alimentaria, la salud humana y la nutrición, la salud del suelo y el medio ambiente, contribuyendo así a realizar los Objetivos de Desarrollo Sostenible y la iniciativa Mano la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura.

En este contexto, las mujeres realizan un importante aporte, participando en todas las fases de la producción alimentaria.  El sector de las legumbres proporciona empleo y oportunidades empresariales a las mujeres y jóvenes de zonas rurales.

Beneficios nutricionales

Ricas en proteínas, fibra y minerales, ¡las legumbres tienen todo lo bueno! Y hay para todos los gustos, ya que existen más de 18.000 variedades en todo el mundo.

Las lentejas, las arvejas, porotos o las habas tienen algo en común: pertenecen a la familia de las leguminosas. También llamados «legumbres», estos alimentos están llenos de beneficios y son parte integral de un estilo de vida saludable. ¿Su principal activo? Son ricas en proteínas vegetales: 100 gramos de legumbres contienen en promedio tantas proteínas como 100 gramos de carne.

Sus beneficios no se detienen en su contenido de proteínas. Las legumbres son también una gran cantidad de nutrientes esenciales para el organismo. Por lo tanto, contienen vitaminas, en particular del grupo B, esenciales para el buen funcionamiento del cerebro, minerales como el magnesio y el potasio, pero también fibras o carbohidratos con un índice glucémico bajo.

Legumbres: eficaces para ayudar a combatir enfermedades

Otra ventaja por la riqueza de las legumbres en fibra soluble y su bajo contenido en grasas: ayudan a reducir el colesterol y controlar el azúcar en sangre, lo que es especialmente interesante para las personas que padecen diabetes. Dado que la diabetes es un factor de riesgo para las enfermedades cardiovasculares, las legumbres también son un activo para la salud del corazón. También se ha destacado su papel en la lucha contra la obesidad.

Un activo para el medio ambiente

Las legumbres son todas buenas, pero sus beneficios no se limitan a nuestra salud. Son un activo para el medio ambiente: las leguminosas tienen la capacidad de fijar nitrógeno, lo que permite limitar los gases de efecto invernadero.

Consumo en Argentina

«Una de las características más relevantes del complejo legumbres es el escaso volumen demandado por el mercado interno, ya que en Argentina, por habitante se consume apenas la décima parte del consumo per cápita a nivel mundial, el cual, según FAO-OCDE (2020), se ubica en 8 kg por habitante/año», describe el informe «Producción de LEGUMBRES en Argentina (2021)» del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación.

Esto significa un consumo equivalente a apenas 800 gr/habitante/año. Las lentejas son las legumbres más aceptadas por el consumidor argentino, luego le siguen las arvejas y finalmente los porotos y garbanzos.

«El mercado interno de las legumbres es muy reducido, demanda unas 36 mil toneladas totales al año, por lo que presenta muy buenas posibilidades de expansión en especial si se tiene en cuenta que se trata de productos saludables y con cualidades nutricionales muy destacables», concluye el apartado sobre Mercado interno del informe.

Fuentes: FAO, Agricultores Federados Argentinos y Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación

Colaboración: Carina Rutgerson, miembro de la Red Mujeres Rurales